Archivos mensuales: mayo 2014

Siguientes pasos hacia el sonido americano…

Hacia tiempo que no escribía en el blog! Por unas cosas o por otras, he estado unos meses muy justo de tiempo. Pero ahora que he pillado un rato libre, hay que aprovecharlo!

Me había quedado en que el último cambio hacia el que giró mi instalación fué hacia amplificación Rockford Fosgate de la gama más alta, Power. El resultado fue bueno en la mejora del control de los dichosos woofers Dyanudio Esotar 650, y con gran calidad de sonido en general. De hecho, hasta me aventuré a meterles mano y probar a hacerles algunas modificaciones…

http://valareaudio.es/forums/topic/modificacion-condensadores-de-acoplo-rockford-t1000-4/

http://valareaudio.es/forums/topic/modificacion-condensadores-de-acoplo-rockford-t600-2/

http://valareaudio.es/forums/topic/y-una-mas-modificacion-rockford-t1000-4ad/

 

Prueba de Mosconi AS200.4

Mosconi AS200.4

Aunque la amplificación habia mejorado, a uno nunca se le va el gusanillo de pensar si podría ir mejor, y la verdad es que, comparando los sonidos graves con los de otros sistemas, todavía no tenía un control digno de un woofer de esa gama, asi que el caso no lo podía dar por cerrado…  En esa epoca, estamos hablando de creo que el año 2012, se estaba hablando muy bien de una nueva marca de amplificadores con una buena relación calidad precio. Y en base a las especificaciones, opiniones que se daban de ellas, y el precio aceptable, me dispuse a probar una de ellas, la Mosconi AS200.4.

El sonido era bueno, hay que decir que, para el precio, era un bastante buen amplificador. Pero aun así, para mi gusto no superaba el resultado que yo tenía hasta ahora con la Rockford T1000-4, ya que aunque parecia dar un poquito más de potencia la Mosconi, los medios y agudos eran menos definidos, como si hubiese una cortinilla delante de los altavoces respecto al detalle de la T1000-4 (la T1000-4 tenia unos condensadores mejorados, así que siempre me quedaré con la duda de si esta modificación fue la causa de que se comportase mejor en medios y agudos que la Mosconi, o si ya de fábrica también la habría superado). En conclusión, me seguí quedando con las Rockford

Las americanas de verdad

Rockford t1000.4 vs Orion NT200

Por esas suertes de tener grandes compañeros de afición, tuve la oportunidad de probar en mi equipo una Orion NT200 y una PPi Art que me envió el forero y amigo Joan, que también por aquel entonces andaba en duda de que altavoces adquirir, y no sabiamos como se comportarían estos amplificadores con los «difíciles» esotar 650.

Voy a dar las mismas impresiones para ambos amplificadores, ya que el resultado fue muy muy parecido (al menos así los recuerod, aunque los probé en momentos diferentes). Es muy interesante el hecho de que el sonido que dan ambos es muy especial, muy particular en varios aspectos, y muy parecido, a pesar de ser dos marcas diferentes…

La primera sensación al ponerlos es la del control del grave: todo pegas mas «seco», las lineas de bajos se oyen más definitas y perfiladas, parece que la potencia de graves se reduce un poco respecto a lo que teniamos hasta ahora, y nos permite cortar más abajo el filtrado paso alto, y en general el sonido es más «trepidante». Efectivamente, ese es el efecto del control. Ambos amplificadores se comportaron igual en este sentido, dando un sonido con una muy alta calidad general.

Despues de la buena experiencia, me decidi a adquirir unos para mí, unos Orion Xtreme, que tuvieron el mismo efecto, pero quizás con un poco menos de calidad y limpieza general, ya que se trataba de amplificadores menos high end que la finalidad para la que se contruyó la NT200 y la PPi. Pero igualmente, las Xtreme me resultaron bastante buenos amplificadores, con ese toque de control muy especial que solo estos amplfiicadores habian conseguido sacar hasta el momento de mis altavoces.

Si hubiera que sacarles defectos a este tipo de amplificador, siendo muy critico, se podrían enumerar un par de ellos, que quizás más que defectos, sean impresiones personales mías. Pero que al fin y al cabo fueron las causas de que no me decidiera a continuar con este tipo de amplificación.

Ppi Art y Orion Xtreme

Los contras es que el sonido en la parte media y alta no me resultaba tan nitido y transparente como lo he podido tener con otros amplificadores. Es cierto que el gran control que ofrecen mejora mucho la experiencia incluso de los sonidos medios, y limpia radicalmente la parte grave. Pero los medios altos y agudos, de alguna manera perdieron transparencia y detalle respecto a otros amplificadores, hasta tal punto, que podían hacerse un poco rasgados. En el que más ocurría todo esto fue en el Xtreme, pero es un aspecto que también pude apreciar en las otras dos en las pruebas anteriores.

Otro contra en mi opinion, fue que ese grave tan controlado y que aportaba tantos beneficios, en ocasiones me resultaba quizás un poco forzado, como si actuase sobre él una especie de resorte que lo hiciese parecer, a veces, anti natural. Esta apreciación es muy subjetiva, lo se… pero según aumentaban las horas y los días de escucha, más patente se me hacía esta sensación.

Conclusión

Mi sospecha sobre estos dos contras, es que quizás estén causados por la gran realimentación electrónica (negative feedback) que pudieran usar estos amplificadores en sus topologías al objeto de conseguir ese gran control. Como es bien sabido, la realimentación negativa en exceso, aumenta la distorsión en medias y altas frecuencias.

Mi conclusión fue que este tipo de amplificadores es muy sorprendente, y ofrecen sensaciones espectaculares y de gran limpieza en el midbass y grave, pero quizás esa tecnica para consegur el control de manera eléctronica, no me resultaba la más natural a mi oido. Aunque obviando esas pequeñas pegas subjetivas mías,  la gran calidad general de la NT200 y la PPi las convierten en amplificadores que transmiten sensaciones difíciles de igualar.

Finalmente no me quedé con estos amplificadores, por las razones anteriores, y porque la potencia máxima que daban no era tanta como para hacer sonar a los woofer como lo hacian los 500Wrms x2 de la Rockford en paralelo. Asi que fui a por otras cosas, que explicaré en próximas entradas 😉