Probando las mini bestias…

Me habia quedado en que habia conseguido unas Genesis Miniblock para intentar mejorar el control de mis woofers Esotar 650, no? Pues sigamos…

Encontré las miniblock usadas en UK, a un precio «humano». Digo humano, porque compradas nuevas se iba todavia más… Y es que los amplis Genesis nuevos valian su buen dinero, así que tuve que recurrir a unos usados, como en otras ocasiones. Llegaron impolutas, y era una gozada verlas en el maletero junto a la Dual Mono del sub, y la Stereo100 de los tweeter. La estética de Genesis SIII siempre me encantará.

Genesis Miniblock

Las primeras impresiones fueron muy buenas. Lo primero de todo es que el control de los woofers mejoró respecto a la Dual Mono. Y la potencia y sonoridad también (aunque en teoria, cada canal de una Dual Mono tiene más potencia que una Miniblock, la hoja de certificacion de las Miniblock marcaba un poquito mas de esos 125 Wrms para cada una. Y lo que es más importante, el sonido controlado da sensacion de sonar más fuerte y más limpio, aunque esté amplificado con algo menos de potencia).

En cuanto a medios, tambien resultaron una mejora. El sonido era tan natural como suelen ser los Serie III, pero con un pequeño extra de nitidez añadido (básicamente, para mi criterio la nitidez es uno de los aspectos más importantes de un equipo de sonido, ya que significa neutralidad y transparencia). Las Miniblock eran, en todos los aspectos, un salto por encima de la Dual Mono.

Entonces… ¿prueba superada? tristemente no… aunque el control había mejorado, despues de varias horas de escuchas, no me terminaba de convencer. Todavia no conseguía de los 650 el control y dinámica que creía que merecían unos drivers de ese nivel. Y es que, los 650 se estaban mostrando como unos woofers un poco problemáticos, «duros de roer», duros de mover con la ligereza que se les esperaría…

Todo friki del car audio como yo, se ha encontrado alguna vez en la fastidiosa situacion de haberse comprado algo nuevo, con gran ilusion, y acabar pensando en sustituirlo a las pocas horas. Pues esta era una de esas situaciones. El que no está en esto, nos toma por locos, con razón… pero los que lo vivimos, ya lo tenemos asumido… Este mundillo no es fácil de predecir, y muchas veces hasta que no pruebas determinadas cosas, no sabes definitivamente como acabará resultando. La parte que lo hace más llevadero, es que el mercado de car audio de segunda mano es bastante activo, lo que hace posible encontrar cosas para probarlas a buen precio, y poderlas, al menos, vender sin perder una fortuna.

Entonces… ¿Hacia donde dirigir ahora las miras? Lo dejo para el próximo post, porque el cambio de estilo de amplificacion, lo merece… 😉

Por otro lado, durante aquellos meses estaba también probando los tweeters ScanSpeak Illuminator R2004/6020-00, amplificados con la Dual Mono.

ScanSpeak Illuminator R2004/6020-00

Tengo que decir que su sonido era muy bueno. Nunca había tenido un tweeter con cupula del tipo ring radiator, y su sonido era especial, diferente al de un tweeter de cupula. Se percibia esa diferencia, se notaba la ausencia de ese toque caracteristico que parecen tener los tweeter pequeños de cupula que hace que parezcan, al oido, un poquito ásperos en determinadas partes del espectro. Este fenomeno es debido a las resonancias que se instalan en las cúpulas, por el mero hecho de ser superficies lisas, y es conocido con el nombre de «frecuencia de coincidencia» o de resonancia de la membrana (es lo mismo que ocurre en un tambor al golpearlo, pero en este caso al ser una membrana tan pequeña, la frecuencia de concidencia es en el rango de los agudos).

Bien, en el caso de estos tweeter del tipo ring radiator, al tener un radiador metálico en el centro de su membrana, esta frecuencia de concidencia queda bastante mitigada, de manera que hay menos resonancias, y eso se nota en un sonido un poquito más limpio, al menos en lo que a este aspecto se refiere. Además de esta consecuencia, los ring radiator también afectan a la directividad del altavoz y otros aspectos. Pero en resumidas cuentas, lo más notable a mi modo de ver, fue que los agudos ya no llevaban consigo ese típico «toque» o aspereza que siempre habia escuchado en los tweeters de cúpula usuales.

Pero ahora vienen los contras, como no podía ser de otra manera: este tweeter me resultaba demasiado «cálido», y no llevaba muy bien las altas potencias que yo espero de un equipo de audio en el coche (no para meter ruido, sino para conseguir una dinamica más realista y acorde con una reproducción fiel, de según que pasajes).

Así que en el caso del tweeter, el siguiente paso fue una decisión más fácil: me dirigí a por unos Morel Supremo Piccolo. Se trata de un tweeter que en teoría admite mucha más potencia, da un paso hacia la filosofía de los tweeters de plato, pero manteniendo un tamaño todavia discreto, y es de una marca más que reputada.

Morel Supremo Piccolo
Tweeters Morel Supremo Piccolo

 

En el próximo post, cuento las que fueron las primeras impresiones con los Piccolo, y hacia donde fué el rumbo con el tema de la nueva amplificación para los woofers!!

No os corteis si alguien quereis criticar mis errores, lo tengo asumido… 😉

3 comentarios en “Probando las mini bestias…

Los comentarios están cerrados.