Neo3, nunca me canso de volver a probarlos…

Neo3 PDR

Como la memoria auditiva es corta, y la ilusión nunca se pierde,este fin de semana volví cometer la «imprudencia» de probar los tweeter planares B&G Neo3 como tweeters en 2 vías, más de un año despues de las ultimas pruebas. y digo «imprudencia», porque es muy duro oirlos y ver los agudos que podrías tener, pero al final no poder quedarte con ellos 😉

Al principio y una vez más, volví a quedar encantado, dan un sonido limpísimo, qué puedo decir… Los corté a unos 3,15 KHz 24 db/oct, no puedo permitirme cortarlos más altos, porque ya no me casan con el woofer. Las primeras impresiones fueron una vez más, emocionantes, un sonido transparente, con magia (lo cual me hace mucha falta, ya que mi equipo va justo de eso).

B&G Neo3

Así que los dejé puestos durante unas horas que tenía que desplazarme en coche, y pude probarlos una vez más, a conciencia. Y al poco rato volví a opinar lo que opino siempre, a altos volúmenes no me cumplían. No es que suenen mal o distorsionen desagradablemente, todo lo contrario, pero se vuelven vulgares, y no dan transitorios con impacto manteniendo una dinámica realista, cosa que sí que hacen a bajos volúmenes.

Así que una vez más reculé con ellos, y volví a poner los Scan D2004/602000, que cumplen bastante bien y son equilibrados. Peeero… pierdo muuucha magia.

B&G Neo8

B&G Neo8

Además de esta prueba, también hice algunas pruebas con los Neo8 como tweeters (se ven en la foto tirados en el asiento despues de la prueba). Los cortes fueron varios, desde unos 900 Hz hasta 2.5 KHz, y estoy de acuerdo con Angel, son una posible gran solucion para un dos vías, como tweeter.

En mi caso los descarté porque por un lado la instalación se me complica estéticamnente, en especial por el tema de la bipolaridad, y en cuanto a sonido no los encontre tan definidos en el extremo más alto como los Neo3. Aunque eso para mi es lo de menos, puestos a sacrificar prefiero sacrificar extremos. Pero como no me encajan a nivel de instalación, no hice pruebas muy a fondo. En principio a altas potencias con cortes altos aguantaban mejor que los Neo3, pero no hice pruebas más a fondo, no sabría si hubiesen mantenido el tipo en pruebas más exhaustivas como las que pude hacer con los Neo3. Como curiosidad decir que ecualizando un poco en torno a 11 KHz para rebajar unos dbs ese conocido pico que se dice que tienen, el extremo agudo sonaba más agradable.

Nuevo cajón para subwoofer

Cajón artesanal para subwoofer Peerless xxls 83095Hace unos meses adquirí el subwoofer Peerless XXLS 830952 de 12 pulgadas, como sustituto de mi anterior Rockford Fosgate  P2D212. El salto en calidad fue notable, el subgrave ahora es más definido en su parte alta, y más musical. Se podría decir que se perciben más detalles instrumentales en la parte cercana al subgrave, y los tonos y notas musicales ahora están más definidas,  más «afinadas». 

El contra que percibí al instalarlo en mi cajón actual y  escucharlo, es que se redujo la extensión por abajo, la profundidad del subgrave respecto al Rockford; ya que este subwoofer parece necesitar una caja sellada algo más grande, algun litro más, para bajar tan grave como el Rockford. Así que me he dispuesto a hacer una nueva caja un poquito más grande, y pasar de los 35 litros aproximados que tenia la anterior, a unos 40.

La idea era mantener la forma de la caja anterior, pero un poquito más grande y además aprovechar para hacer una de las caras inclinada de manera que se adapte mejor a la parte posterior de los asientos traseros.

 

Brazos interiores, antes igualar irregularidades.

 

Conector exterior

Aunque los refuerzos interiores ya anulan en gran medida cualquier vibración y modo propio de las caras del cajón, añadí también una capa de Danosa MAD4 en la cara superior, para añadir masa y absorción a la cara que pudiera ser más susceptible de llegar a radiar algo.

El tapizado lo hice con tela color antracita el mismo color que la del maletero, comprada en un Norauto. Al no ser autoadhesiva, tuve que utilizar cola de contacto. Al principio utilicé un poco me que quedaba en formato spray, muy recomendable y práctica! Pero cuando se acabó seguí lo que quedaba con un bote de cola tradicional.

Para las terminaciones de la tela, como no somos muy expertos que se diga en tapizar cajas, no nos matamos mucho e hicimos dobles grapados y pegados. En las imágenes todavía se ve la moqueta un poco sucia de serrín. Por cierto, me olvidé de tomar foto del relleno interior, pero tiene un 30% aprox. de material absorbente poco denso.

El resultado final es este. Sobran dos espacios estrechos a los lados, ya que el coche tiene unos pequeños escalones a cada lado, que hubiesen complicado el diseño de la caja si quisiesemos aprovechar ese espacio. Así que esos dos huecos los aprovecho para llevar la caja de los triángulos y el chaleco.

 

El objetivo sonoro se ha cumplido, ahora los sonidos subgraves son algo más profundos, al nivel de lo que tenía con el Rockford anterior, lo que sumado a la calidad superior de este Peerless, hace que el resultado sea muy satisfactorio. A partir de ahora ya se puede decir que se disfruta de algo más de profundidad y calidad en la parte subgrave del equipo!

 

 

 

Siguientes pasos hacia el sonido americano…

Hacia tiempo que no escribía en el blog! Por unas cosas o por otras, he estado unos meses muy justo de tiempo. Pero ahora que he pillado un rato libre, hay que aprovecharlo!

Me había quedado en que el último cambio hacia el que giró mi instalación fué hacia amplificación Rockford Fosgate de la gama más alta, Power. El resultado fue bueno en la mejora del control de los dichosos woofers Dyanudio Esotar 650, y con gran calidad de sonido en general. De hecho, hasta me aventuré a meterles mano y probar a hacerles algunas modificaciones…

http://valareaudio.es/forums/topic/modificacion-condensadores-de-acoplo-rockford-t1000-4/

http://valareaudio.es/forums/topic/modificacion-condensadores-de-acoplo-rockford-t600-2/

http://valareaudio.es/forums/topic/y-una-mas-modificacion-rockford-t1000-4ad/

 

Prueba de Mosconi AS200.4

Mosconi AS200.4

Aunque la amplificación habia mejorado, a uno nunca se le va el gusanillo de pensar si podría ir mejor, y la verdad es que, comparando los sonidos graves con los de otros sistemas, todavía no tenía un control digno de un woofer de esa gama, asi que el caso no lo podía dar por cerrado…  En esa epoca, estamos hablando de creo que el año 2012, se estaba hablando muy bien de una nueva marca de amplificadores con una buena relación calidad precio. Y en base a las especificaciones, opiniones que se daban de ellas, y el precio aceptable, me dispuse a probar una de ellas, la Mosconi AS200.4.

El sonido era bueno, hay que decir que, para el precio, era un bastante buen amplificador. Pero aun así, para mi gusto no superaba el resultado que yo tenía hasta ahora con la Rockford T1000-4, ya que aunque parecia dar un poquito más de potencia la Mosconi, los medios y agudos eran menos definidos, como si hubiese una cortinilla delante de los altavoces respecto al detalle de la T1000-4 (la T1000-4 tenia unos condensadores mejorados, así que siempre me quedaré con la duda de si esta modificación fue la causa de que se comportase mejor en medios y agudos que la Mosconi, o si ya de fábrica también la habría superado). En conclusión, me seguí quedando con las Rockford

Las americanas de verdad

Rockford t1000.4 vs Orion NT200

Por esas suertes de tener grandes compañeros de afición, tuve la oportunidad de probar en mi equipo una Orion NT200 y una PPi Art que me envió el forero y amigo Joan, que también por aquel entonces andaba en duda de que altavoces adquirir, y no sabiamos como se comportarían estos amplificadores con los «difíciles» esotar 650.

Voy a dar las mismas impresiones para ambos amplificadores, ya que el resultado fue muy muy parecido (al menos así los recuerod, aunque los probé en momentos diferentes). Es muy interesante el hecho de que el sonido que dan ambos es muy especial, muy particular en varios aspectos, y muy parecido, a pesar de ser dos marcas diferentes…

La primera sensación al ponerlos es la del control del grave: todo pegas mas «seco», las lineas de bajos se oyen más definitas y perfiladas, parece que la potencia de graves se reduce un poco respecto a lo que teniamos hasta ahora, y nos permite cortar más abajo el filtrado paso alto, y en general el sonido es más «trepidante». Efectivamente, ese es el efecto del control. Ambos amplificadores se comportaron igual en este sentido, dando un sonido con una muy alta calidad general.

Despues de la buena experiencia, me decidi a adquirir unos para mí, unos Orion Xtreme, que tuvieron el mismo efecto, pero quizás con un poco menos de calidad y limpieza general, ya que se trataba de amplificadores menos high end que la finalidad para la que se contruyó la NT200 y la PPi. Pero igualmente, las Xtreme me resultaron bastante buenos amplificadores, con ese toque de control muy especial que solo estos amplfiicadores habian conseguido sacar hasta el momento de mis altavoces.

Si hubiera que sacarles defectos a este tipo de amplificador, siendo muy critico, se podrían enumerar un par de ellos, que quizás más que defectos, sean impresiones personales mías. Pero que al fin y al cabo fueron las causas de que no me decidiera a continuar con este tipo de amplificación.

Ppi Art y Orion Xtreme

Los contras es que el sonido en la parte media y alta no me resultaba tan nitido y transparente como lo he podido tener con otros amplificadores. Es cierto que el gran control que ofrecen mejora mucho la experiencia incluso de los sonidos medios, y limpia radicalmente la parte grave. Pero los medios altos y agudos, de alguna manera perdieron transparencia y detalle respecto a otros amplificadores, hasta tal punto, que podían hacerse un poco rasgados. En el que más ocurría todo esto fue en el Xtreme, pero es un aspecto que también pude apreciar en las otras dos en las pruebas anteriores.

Otro contra en mi opinion, fue que ese grave tan controlado y que aportaba tantos beneficios, en ocasiones me resultaba quizás un poco forzado, como si actuase sobre él una especie de resorte que lo hiciese parecer, a veces, anti natural. Esta apreciación es muy subjetiva, lo se… pero según aumentaban las horas y los días de escucha, más patente se me hacía esta sensación.

Conclusión

Mi sospecha sobre estos dos contras, es que quizás estén causados por la gran realimentación electrónica (negative feedback) que pudieran usar estos amplificadores en sus topologías al objeto de conseguir ese gran control. Como es bien sabido, la realimentación negativa en exceso, aumenta la distorsión en medias y altas frecuencias.

Mi conclusión fue que este tipo de amplificadores es muy sorprendente, y ofrecen sensaciones espectaculares y de gran limpieza en el midbass y grave, pero quizás esa tecnica para consegur el control de manera eléctronica, no me resultaba la más natural a mi oido. Aunque obviando esas pequeñas pegas subjetivas mías,  la gran calidad general de la NT200 y la PPi las convierten en amplificadores que transmiten sensaciones difíciles de igualar.

Finalmente no me quedé con estos amplificadores, por las razones anteriores, y porque la potencia máxima que daban no era tanta como para hacer sonar a los woofer como lo hacian los 500Wrms x2 de la Rockford en paralelo. Asi que fui a por otras cosas, que explicaré en próximas entradas 😉

 

Nueva filosofia de amplificación

Marca americana de car audio Rockford Fosgate

Siempre había oido que el sonido «americano» tenía más pegada, más impacto que el sonido europeo, tanto en amplificación como en altavoces, lo que me llevó a suponer que quizás un amplificador americano, me diese un mejor control para los woofer.

La apuesta era complicada, ya que tampoco quería perder mucho de la gran calidad de sonido general que aportaban las Genesis Miniblock a los woofer. Pero lo habia meditado mucho, y el sonido «grueso y difuso» que daban en la parte baja, debido a la carencia de control, en mi opinion arruinaba el sonido general que se esperaría obtener de unos woofers de cierto nivel. Así que me lancé al cambio…

Entre la multitud de amplificadores americanos que siguen a la venta hoy en dia, me decanté por probar con Rockford Fosgate, no sólo por el buen nombre de la marca y su supuesto buen hacer en el control de drivers, sino porque además ya conocia un poco su filosofia. Y es que en el pasado, en el equipo de mi anterior coche, acabé teniendo un subwoofer Rockford Fosgate de la gama Punch, despues de probar varios subwoofers de otras marcas, y estos fueron los que me dieron un control más sorprendente (en la gama de precios en las que me moví). Además de este subwoofer, tambien tuve unos drivers coaxiales de la gama Power, que también destacaban por su estilo de grave más controlado y definido que otros de su rango que también pude probar.

Asi que la marca estaba decidida, Rockford Fosgate, pero ¿qué ampli?…

Despues de informarme bastante por la red, opté por probar la gama Power de amplificadores Rockford, la gama más alta actualmente. No solo se hablaba bien de sus prestaciones, sino tambien de su buena calidad de sonido, que es lo que al fin y al cabo iba buscando.

Me decidí por el amplificador tope de gama en aquellos momentos, la T1000-4, un amplificador de 4 canales, 150 Wrms por canal, clase A/B, con 110 dB de relacion S/R,  y de grandisima estabilidad a bajas impedancias, demostrado por unos resultados en Power Cube con una gráfica de cubo casi perfecto, hasta 1 Ohmio.

amplificador Rockford T1000-4

La gran cantidad de reviews positivas, las buenas cifras, y sobre todo, las buenas vibraciones que transmitian algunos videos de este amplificador en youtube, me hicieron decidirme por él.

 

Las primeras impresiones, Miniblocks vs. T1000-4

Una vez lo probé, las sospechas parece que se aproximaban bastante a la realidad. Conecté dos de sus canales a los woofers, y dos a los tweeters, le di al play… Y vaya, hay que decir que este amplificador mantenia alto el nombre de la marca. No solo mejoró un poquito la potencia (pasabamos de 125 Wrms con las Miniblock a 150 Wrms),  sino que el control en graves subio un peldaño. Los graves se hicieron más nítidos, mas detallados, consiguiendo una experiencia general mas limpia y más «trepidante», cuando había de serlo (cosa que con las Miniblock a veces era imposible de conseguir en determinados pasajes).

Respecto a los tweeter, los nuevos Morel Supremo Piccolo, el sonido también gano en precisión. Ese mejor control del amplificador no solo mejoraba el resultado en la parte grave de los woofers, sino que pareció tener un efecto similar en la parte baja de los tweeter, consiguiendose un sonido más analítico en la parte baja de los agudos de los pasajes complicados.

La calidad de sonido general era muy buena, aunque como es lógico, algo perdíamos respecto a las Genesis Miniblock, y era ese toque de naturalidad y humanidad característicos  de Genesis en el rango medio, que las Miniblock conseguían mejor que ningun otro amplificador Genesis de los que había tenido anteriormente. La verdad es que me pensé durante un tiempo si quedarme con las Minblock o pasarme a las Rockford, pero lo cierto es que el handicap del control del grave en los Esotar, se tenía que mejorar, se me hacía difícil resignarme a él; y el sonido general de las Rockford me llenaba más en conjunto.

Más experiencias con los amplificadores RF Power

Una vez confirmado que el paso fue en positivo, me quede con estos amplificadores por una buena temporada.  Aunque fui experimentando con diferentes configuraciones.

A los pocos meses, y viendo que los woofers Esotar requerian más potencia, los alimenté con la T1000-4 en puente, y compré una hermana pequeña para los tweeter, una RF T600-2 (lo de hermana pequeña, es por llamarla de alguna manera, porque aunque era más pequeña, cada uno de sus dos canales daba 200 Wrms… de los buenos).

Otro experimento que hice fue, a raiz de hablar con un compañero de trabajo aficionado al hifi y la eléctronica, sustituirles los condensadores de acoplo de sus secciones de preamplificacion (SMD electroliticos de origen) por unos buenos condensadores de polipropileno Mundorf Supreme. Esta modificación tuvo especial efecto en el extremo agudo, que aumentó la respuesta y nitidez, así como de medios hacia arriba mejoró sutilmente la limpieza general.

Modificacion condensadores acoplo Rockford Fosgate T600-2

 

Otro de los pasos que también di en la misma dirección, fue el adquirir una monofónica de la misma gama, para amplificar el subwoofer. La elegida fue la pequeña de la serie Power, pero no por ello menos matona, la Rockford Fosgate T500-1dbCP.

Me parecio interesante que el sufijo CP,  Constant Power, por lo visto es un sistema que Rockford ha añadido a su ultima generacion de amplis de la gama Power, para lograr un mayor rendimiento de los subwoofers en esa parte que los utilizamos, en la que su impedancia es muy variable.

Grafico promocional en la web de Rockford Fosgate para la tecnología Constant Power

La diferencia respecto a anteriores amplificadores de subwoofer que había poseido previamente, fue una mejora muy notable en el control, más articulado que nunca, y con 500 Wrms más que de sobra, para amplificar el subwoofer Rockford P2D212, de 2 Ohmios con sus bobinas en paralelo. Potencia a raudales, y para mí más que de sobra, ya que mis espectativas son que el subwoofer solamente complete el espectro en la parte del subgrave, sin resaltar.

Rockford Fosgate T500-1bdCP

La verdad es que esta gama de amplificadores me ha dado grandes momentos y satisfacciones; y en la próxima entrada comentaré como fue la experiencia de compararlos con otros amplificadores, como una Mosconi AS200.4, y como me adentré en el mundo de los amplificadores digitales.

Al final me acabe conociendo bien la gama Power actual, asi que si puedo ayudar con cualquier opinion, no dudeis en preguntar!

Probando las mini bestias…

Me habia quedado en que habia conseguido unas Genesis Miniblock para intentar mejorar el control de mis woofers Esotar 650, no? Pues sigamos…

Encontré las miniblock usadas en UK, a un precio «humano». Digo humano, porque compradas nuevas se iba todavia más… Y es que los amplis Genesis nuevos valian su buen dinero, así que tuve que recurrir a unos usados, como en otras ocasiones. Llegaron impolutas, y era una gozada verlas en el maletero junto a la Dual Mono del sub, y la Stereo100 de los tweeter. La estética de Genesis SIII siempre me encantará.

Genesis Miniblock

Las primeras impresiones fueron muy buenas. Lo primero de todo es que el control de los woofers mejoró respecto a la Dual Mono. Y la potencia y sonoridad también (aunque en teoria, cada canal de una Dual Mono tiene más potencia que una Miniblock, la hoja de certificacion de las Miniblock marcaba un poquito mas de esos 125 Wrms para cada una. Y lo que es más importante, el sonido controlado da sensacion de sonar más fuerte y más limpio, aunque esté amplificado con algo menos de potencia).

En cuanto a medios, tambien resultaron una mejora. El sonido era tan natural como suelen ser los Serie III, pero con un pequeño extra de nitidez añadido (básicamente, para mi criterio la nitidez es uno de los aspectos más importantes de un equipo de sonido, ya que significa neutralidad y transparencia). Las Miniblock eran, en todos los aspectos, un salto por encima de la Dual Mono.

Entonces… ¿prueba superada? tristemente no… aunque el control había mejorado, despues de varias horas de escuchas, no me terminaba de convencer. Todavia no conseguía de los 650 el control y dinámica que creía que merecían unos drivers de ese nivel. Y es que, los 650 se estaban mostrando como unos woofers un poco problemáticos, «duros de roer», duros de mover con la ligereza que se les esperaría…

Todo friki del car audio como yo, se ha encontrado alguna vez en la fastidiosa situacion de haberse comprado algo nuevo, con gran ilusion, y acabar pensando en sustituirlo a las pocas horas. Pues esta era una de esas situaciones. El que no está en esto, nos toma por locos, con razón… pero los que lo vivimos, ya lo tenemos asumido… Este mundillo no es fácil de predecir, y muchas veces hasta que no pruebas determinadas cosas, no sabes definitivamente como acabará resultando. La parte que lo hace más llevadero, es que el mercado de car audio de segunda mano es bastante activo, lo que hace posible encontrar cosas para probarlas a buen precio, y poderlas, al menos, vender sin perder una fortuna.

Entonces… ¿Hacia donde dirigir ahora las miras? Lo dejo para el próximo post, porque el cambio de estilo de amplificacion, lo merece… 😉

Por otro lado, durante aquellos meses estaba también probando los tweeters ScanSpeak Illuminator R2004/6020-00, amplificados con la Dual Mono.

ScanSpeak Illuminator R2004/6020-00

Tengo que decir que su sonido era muy bueno. Nunca había tenido un tweeter con cupula del tipo ring radiator, y su sonido era especial, diferente al de un tweeter de cupula. Se percibia esa diferencia, se notaba la ausencia de ese toque caracteristico que parecen tener los tweeter pequeños de cupula que hace que parezcan, al oido, un poquito ásperos en determinadas partes del espectro. Este fenomeno es debido a las resonancias que se instalan en las cúpulas, por el mero hecho de ser superficies lisas, y es conocido con el nombre de «frecuencia de coincidencia» o de resonancia de la membrana (es lo mismo que ocurre en un tambor al golpearlo, pero en este caso al ser una membrana tan pequeña, la frecuencia de concidencia es en el rango de los agudos).

Bien, en el caso de estos tweeter del tipo ring radiator, al tener un radiador metálico en el centro de su membrana, esta frecuencia de concidencia queda bastante mitigada, de manera que hay menos resonancias, y eso se nota en un sonido un poquito más limpio, al menos en lo que a este aspecto se refiere. Además de esta consecuencia, los ring radiator también afectan a la directividad del altavoz y otros aspectos. Pero en resumidas cuentas, lo más notable a mi modo de ver, fue que los agudos ya no llevaban consigo ese típico «toque» o aspereza que siempre habia escuchado en los tweeters de cúpula usuales.

Pero ahora vienen los contras, como no podía ser de otra manera: este tweeter me resultaba demasiado «cálido», y no llevaba muy bien las altas potencias que yo espero de un equipo de audio en el coche (no para meter ruido, sino para conseguir una dinamica más realista y acorde con una reproducción fiel, de según que pasajes).

Así que en el caso del tweeter, el siguiente paso fue una decisión más fácil: me dirigí a por unos Morel Supremo Piccolo. Se trata de un tweeter que en teoría admite mucha más potencia, da un paso hacia la filosofía de los tweeters de plato, pero manteniendo un tamaño todavia discreto, y es de una marca más que reputada.

Morel Supremo Piccolo
Tweeters Morel Supremo Piccolo

 

En el próximo post, cuento las que fueron las primeras impresiones con los Piccolo, y hacia donde fué el rumbo con el tema de la nueva amplificación para los woofers!!

No os corteis si alguien quereis criticar mis errores, lo tengo asumido… 😉